Las Tijeras

Tijera: denominada frecuentemente en su plural tijeras, es una herramienta manual que sirve para cortar. Está formada por dos cuchillas de acero que giran sobre un eje común respecto al cual se sitúan los filos de corte a un lado y el mango en el lado opuesto. El mango suele tener agujeros para introducir los dedos o un muelle para facilitar la apertura. El mecanismo formado es un ejemplo típico de palanca de primer orden, en la cual el fulcro se sitúa entre la resistencia (esfuerzo resistente) y la potencia (esfuerzo motor).
Existen varios tipos de tijeras, cuyo diseño depende de la aplicación específica para la que se destinan, por ejemplo en oficinas, cocina, costura, peluquería, enfermería, cirugía o jardinería, incluso con varios tipos para cada oficio.(Conforme wikipedia)



Bien amigo lector, todos sabemos lo que es una tijera ¿cierto? Pues verás, esta es la historia de Jacinta, una tijera con mucho garbo, que descansaba en el lapicero de una oficina en un bufete de abogados.

Nuestra querida Jacinta es entera de acero. Dura como una roca, salvo quizás en su parte más puntiaguda, al finalizar sus hojas. Ya una vez tuvo una caída y se libró por muy poquito de quedarse despuntada. Tal vez, con otro propietario, el tema podría haberse subsanado, pero Miguel, el insigne abogado de casos civiles para el que trabajaba, era algo descuidado.Suerte que Jacinta se moría porque la afilasen, ya que esos afiladores modernos le hacian cosquillas y la dejaban espléndida.

Jacinta había visto poco mundo. Fue fraguada, transportada y vendida, de forma rápida. Permaneció tan solo tres días en la tienda, con lo cual, no tuvo tiempo de cotillear demasiado. Algo sí tenía claro. Ella hubiese querido ser unas tijeras de jardinería. Por tanto, ello decidió su nombre.

En el mostrador de exposición, se encontraban también “Pelitos”, que fue adquirida por una importante casa de peluqueros. “Tomatina”, que estaba feliz al ser adquirida por un importante chef. “Narciso”, que fue comprado por una familia que poseía un gran jardín, y “Suturas”, que presumía ante todas de que su labor era la más importante, pues salvaría vidas.

Jacinta soñaba con ser adquirida por algún jardinero inconsciente que la utilizase para podar flores de fino tallo. Pero sabía que era difícil que esa situación se presentase. Para el jardín no la tomarían a ella, sino a cualquier compañera de “Narciso”. Aún así, soñar no desgasta los cortes, ni necesita afilados extras.

Durante al menos veinte minutos, soñó que tal vez un niño alegre y divertido dejase volar su imaginación con ella. Tenía miedo de los niños. Suelen dejar caer los objetos al suelo. Pero algunos adultos son peores que los pequeños, así que al menos, disfrutaría de su trabajo. También pensó trabajar con algún inventor que la requiriese. O quizás, con algún sastre de alguien famoso…

Pero no siempre las cosas son como en los sueños. Terminó en el lapicero de un abogado que estaba comenzando y tenía poco trabajo. Se limitaba a cortar fotografías, papeles, y a hacerle la competencia a sus primos los abrecartas. Miguel era minucioso. Pocas veces la utilizaba, y no solía mover el lapicero más que para limpiar bajo él. Por tanto, desde su ángulo de mesa, solo acertaba a apreciar una esquinita del parque que se adivinaba al frente.

Uf. Vida aburrida y monótona. Intentó entablar amistad con la señora grapadora y con el señor taladrador, que mantenían una tórrida aventura cuando la oficina al fin se cerraba. Pero estaban tan absortos el uno en la otra y viceversa, que ella no “cortaba” nada con ellos.

Pensó en “Barra de pegamento”. Se le veía sexy, pegadizo… pero él estaba furioso con ella, pues a veces, ella se veía obligada a cortar algo que él había pegado. La bombona del agua no dejaba de intentar darle conversación. Cada vez que podía le hacía “glup glup”, “glup glup”. Pero era monótona en sus temas y terminó cansándose de aquella relación sin sentido.

Una noche, después de ver como el lápiz del nº 2 reía histérico por las cosquillas que el sacapuntas eléctrico le hacía, decidió que se sentía muy sola. Sola, dura, fría, cortante… Se sintió tan mal, que hizo algo inesperado. Sin previo aviso, ni control, cuando aquél día, Miguel abandonó la oficina, ella empezó a maniobrar y volcó el lapicero. No podía rodar, pero sí podía avanzar cortando. Sin pensarlo, comenzó a escalar por las hojas del helecho que el abogado tenía sobre la mesa.

Uy! ¡Que me haces daño insensata!- le gritó la planta.      
-Lo siento. Quiero lanzarme por la ventana para llegar al exterior.
-¿Estás loca?
-Necesito cortar para salir.
-¿Salir? Lloverá y te oxidarás.
-Me arriesgaré a ello.

Implacable, la joven tijera continuó en su ascenso por aquél espeso helecho. Pero por respeto, cortó de forma cuidadosa.

-¡Uy! ¿sabes? ¡Me siento mejor! ¡Más ligero y hermoso!
-Es que quiero ser tijera de jardinería.
-Te veo débil para eso.
-Pues a ti bien que te he dejado.
-Llevas razón. Puedes continuar si quieres.

Poco a poco, “Jacinta” consiguió llegar al alféizar de la ventana y contemplar el exterior. Se sintió desanimada. Fuera llovía, tal y como el helecho ya le había advertido. Sintió temor. Desde aquella altura, la distancia hasta el suelo podría despuntarla. Quizás fuese mejor esperar otra ocasión mejor. Tal vez mañana conseguiría caer en el carro de la limpieza de la Señora Martínez y desde allí… ya vería.

Ahora estaba muy cansada.

Al día siguiente, cuando Miguel llegó al despacho, intentó abrir un sobre y no encontraba las tijeras por ningún sitio. Al dirigirse a abrir la ventana las vio sobre el alféizar. Qué extraño. No recordaba haberlas dejado allí. En fin, encogió sus hombros, las tomó con él, y procedió a utilizarla como cada día solía hacer varias veces. No sabía que haría sin ellas.

Por su parte, Jacinta, triste, se  negó a cortar como es debido. Ya estaba harta de que la utilizasen de abrecartas. ¿Acaso ella utilizaba a Miguel de plumero o algo así? Además, así tal vez hiciese otra visita a su salón de belleza particular, el afiladero.

Durante varios días seguidos, Jacinta intentaba llegar al exterior. Al día siguiente, Miguel la iba rescatando de diferentes puntos de la oficina. Sorprendido por su torpeza al dejar aquel objeto que para él era tan necesario en cualquier parte, temió perderlas de repente. Por ello, hizo algo impropio en él. Se dirigió a la imprenta más cercana a tomar un sustituto por si las perdía.

Las tijeras eran demasiado pequeñas, pero había un cutter enorme y maravilloso que le pareció fantástico para abrir los paquetes más gruesos y las cajas que a veces le enviaban del juzgado. Maravilloso. Contento consigo mismo cogió aquel nuevo artefacto y lo colocó sonriente en el lapicero.

¡Santa Guillotina y Santo Machete! Jacinta ya no se sentía fría ni cortante, sino fuerte y efectiva. ¡Qué atractivo era aquél nuevo compañero! ¡Qué formas! ¡Que filo más afilado! Guau… Y ése color azul intenso de su traje…

-Esto… eh… hola… me llamo Jacinta.- se presentó
-Hola. Yo me llamo “Cortés”.
-Qué bonito nombre. Suena a descubridor…
-Así es. Cada vez que abro algo descubro lo que hay en su interior.
-Debe ser un trabajo muy interesante.
-El tuyo también imagino que debe serlo, al fin y al cabo, sin ti, sería dificultoso poder hacer muchas tareas que precisan un corte efectivo y recto.
-Uy, no sigas, que se me van a rizar los filos de las hojas…
-Ja, ja, ja, ¡y tienes sentido del humor! ¿No son de acero tus hojas? Adoro el acero, es fuerte y resistente.
-Toda yo soy de acero. Tu plástico también es muy molón, con ese color te da intensidad y soltura.
-Bah, eso dicen todas.

Durante horas y horas, ambos utensilios hablaron y hablaron. Cortés había visto mucho mundo. Había permanecido casi un año en la vitrina que había frente al parque y había visto de todo. Incluso una vez, había estado a punto de comprarlo un señor que varios días después salió en televisión. Por lo visto, era un atracador. Su vida había sido muy interesante.

Y Jacinta ya no tenía necesidad de salir. Había dejado de sentirse sola y “Helecho” le había dado permiso para podarlo cuando lo necesitase. Por supuesto, “Begonia” y “Geranio” se habían apuntado a ello también. Ahora Jacinta se sentía muy útil. Cada vez que entrechocaba sus hojas, Cortés se reía en el lapicero. Qué estilo, que poderío…


Por su parte, Miguel estaba sorprendido de sí mismo. Hay que ver lo que son las cosas. Ahora que había comprado un cutter, no había vuelto a perder las tijeras. Menos mal que tenía ambos, pues al fin y al cabo, estaba preparando su traslado a otras dependencias que se encontraban en la planta baja del mismo parque. Desde allí, las vistas serían impresionantes. El único problema era que se trasladaba con su hermana, que adoraba las plantas y era un desastre. Ya se veía afilando a Jacinta más de una vez, pues estaba seguro de que sería utilizada para podar, casi más que para abrir las cartas. En fin, qué se le iba a hacer. Compraría un afilador. 


Violeta

70 comentarios:

  1. Impresionante me ha gustado mucho este relato. Besitoss

    ResponderEliminar
  2. que original hacer un relato pensando como una tijera jejej. Besoss

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja, genial el relato, me ha encantado, muy muy buen post. Gracias por compartir.
    Bsitos guapa.

    ResponderEliminar
  4. Imaginación deslumbrante! me encanta!

    ResponderEliminar
  5. Un relato muy interesante y original. Me gusta :) esperare al siguiente. Besos

    ResponderEliminar
  6. Que buen relato!! Me ha encantado!!😃

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja Genial relato, Coincido con mis compañeras en decir que me ha encantado. Felicidades, escribes genial ^_^

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja, me ha gustado mucho, que imaginación, un beso!!!!

    ResponderEliminar
  9. Que bueno!, me ha gustado mcuho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Genial el relato!!! sigue escribiendo así! =)

    ResponderEliminar
  11. Vaya creatividad, enhorabuena! Me ha encantado...

    ResponderEliminar
  12. Hola , me ha encantado tu forma de escribir!! me he quedado impresionada, me has sacado una sonrisa de oreja a oreja y se lo he leido a mis compañeros !! de lo que me ha gustado !! un saludo

    ResponderEliminar
  13. Me encanta el relato! Muy bien escrito y engancha. Sigue asi, escribes muy bien.
    bs

    ResponderEliminar
  14. No me lo esperaba pero me ha encantado! Esa Jacinta... ~

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado!! Por cierto tienes una nueva seguidora :) Si te apetece te espero en mi blog
    Bss

    ResponderEliminar
  16. hola guapaaa¡¡, te he nominado a un premio Dardos¡¡¡, pasate por mi blog.

    ResponderEliminar